Historia del Proyecto y motivación para su fundación.

Cuando se escucha por primera vez la formulación de la idea de un proyecto que va al encuentro de las necesidades e intereses culturales de las personas Sordas y que, a su vez, tiene entre sus gestores principales a una emisora de radio, se siente el temor de apresurarse en emitir un juicio sobre una situación aparentemente paradójica que sólo el acercamiento y conocimiento de los objetivos y el desarrollo del proyecto pueden superar, ya que justamente la plataforma sonora propia del diseño de una emisora radial podría ser la causa para que las personas Sordas continuasen al margen de los mensajes e informaciones que este poderoso medio de comunicación trasmite.

Precisamente fuera del público habitual de la emisora Habana Radio se encuentra la comunidad de Sordos. Realidad que sirvió de estímulo a un grupo de profesionales, sensibilizados con la cotidiana desinformación de la comunidad Sorda, para pretender lograr un acercamiento, brindándoles a sus miembros una nueva opción de conocimiento e incentivo que contribuya a afianzar la identidad nacional.

Reflexionar sobre las condiciones de Habana Radio, con vistas a valorar lo que le era posible ofrecer a la comunidad Sorda para dar un nivel de respuesta con calidad, reveló la flexibilidad en su estrategia para comunicar el patrimonio a un número mayor de personas. Particularidades esbozadas en el apartado anterior y que recapitulamos de manera sintética:

  • Es una emisora comunitaria en términos de afinidad: comunidad de intereses de sus públicos, que hoy refleja  los de una gran comunidad unida alrededor del rescate del patrimonio nacional, de la identidad cubana y de los mejores valores que puede defender la nación.
  • La conducción de sus espacios la realizan expertos en las materias que abordan, lo cual coloca tras los micrófonos a especialistas en las diversas temáticas relacionadas con la conservación y restauración del patrimonio, la historia, el arte y la literatura, la ciencia y la comunicación, entre otras.
  • La programación de Habana Radio cuenta con un grupo de espacios que fomentan la interrelación más directa con los oyentes. Cada uno de ellos promueven el diálogo directo a través de encuentros sistemáticos con las audiencias habaneras en un espacio dado de la Oficina del Historiador.
  • El área de influencias en la difusión del patrimonio, se encuentra diversificado con el uso de otros soportes técnicos en los que la imagen es protagonista. Es el caso de la Productora de Audiovisuales de la Oficina del Historiador y el Sello Discográfico La Ceiba
  • Posee estrecho vínculo con el resto de los medios con los que cuenta la Oficina del Historiador.
  • En el entorno en el que se ubica la emisora, el Centro Histórico de la Ciudad, se desarrolla un intenso programa de difusión cultural que potencia programas comunitarios orientados a niños, adolescentes, ancianos, mujeres y demás grupos vulnerables.

Escenario propicio el de Habana Radio para pensar entonces en la posibilidad de crear una alternativa de comunicación que permitiera establecer el diálogo entre estas dos culturas que cohabitan en la Isla: la oyente y la Sorda.

Así nace el proyecto Cultura entre las manos: un programa sociocultural de educación patrimonial para el fomento del diálogo intercultural entre la comunidad minoritaria Sorda y la comunidad mayoritaria de oyentes donde vive inserta. Preocupado por promover y difundir el patrimonio habanero y nacional entre esa comunidad, unido a la preservación, protección y fomento del conocimiento del patrimonio propio de ese grupo humano: la Lengua de Señas Cubana (LSC).

Una práctica comunicacional que apuesta por promover la gesta rehabilitadora del Centro Histórico habanero y ofrecer a esta comunidad minoritaria, a la cual le son ajenos los mensajes de un medio de comunicación como la radio, la posibilidad de acercarse a las propuestas culturales e históricas que propone la otrora Villa de San Cristóbal de La Habana.

Asimismo, intenta potenciar un diálogo de retroalimentación con su cultura, la Sorda, con la pretensión de unificar fuerzas a favor de la preservación del patrimonio tangible e intangible de nuestra nación. A la vez que promueve el conocimiento y uso de la Lengua de Señas Cubana (LSC), patrimonio de sus hablantes, para contribuir a su desarrollo en el ámbito cultural.

La falta de espacios socioculturales en Lengua de Señas Cubana (LSC) para el desarrollo de esta con fines específicos, y la existencia del proyecto de desarrollo sociocultural en el Centro Histórico fueron otros de los motivos que animaron este ejercicio de comunicación.

Las acciones del programa van encaminadas a promover espacios de intercambio, de manera sistemática, sobre temas relacionados con la labor de los especialistas que de una forma u otra inciden en el rescate de los tesoros de la Nación, así como otros solicitados por los usuarios de la (LSC). Se contemplan además, la realización de recorridos guiados por el Centro Histórico habanero, acompañados por especialistas de la Oficina del Historiador que profundicen el acervo cultural de los Sordos a través del puente de comunicación que establece el servicio de interpretación. Por otra parte se adaptan materiales audiovisuales de carácter histórico y cultural producidos por Audiovisuales de la Oficina del Historiador, con la aplicación de la LSC que guardarán la memoria histórica de su desarrollo y evolución, así como la preparación de otros que se expondrán en las salas permanentes de los museos del Centro Histórico, con el objetivo de hacer más accesible a ellos nuestros valores patrimoniales. Muy en breve se asumirá la aplicación del sistema de Closed Caption a programas televisivos como Andar La Habana y Entre libros, entre otros.

La impartición de clases de Lengua de Señas para los interesados en hacerse de las herramientas fundamentales de esta lengua, así como a aquellas personas cuya función es trasmitir información a los interesados: museólogos, especialistas, guías, etc. forma parte de este modelo de interacción entre las dos culturas.