Como resultado de las acciones periódicas se han fortalecido y desarrollado las capacidades de la Comunidad, fomentando la autoestima, al tiempo de constituir una opción cultural y social que refuerza la dimensión educativa, destacándose en la formación de valores.